viernes, 23 de noviembre de 2012

CHICLES PEGADOS EN EL SUELO

Para empezar diremos que la resina con la cual se produce el chicle se extrae de un árbol originario de México, llamado chicozapote. Quizá por eso ocupa el segundo lugar como país consumidor de goma de mascar.
En la ciudad de México los chicles pegados en las calles y bancos se han convertido en una epidemia. Además del aspecto sucio y descuidado que dan a la ciudad, se han convertido en un problema de salud, pues cada uno de los chicles contiene más de 5.000 bacterias.
Las autoridades aseguran que las "pecas" de chicles ocupan la tercera parte de las calles. Calculan que por cada metro cuadrado hay 70 chicles pegados, lo que se convierte en un foco de contaminación. Sobre todo en el centro histórico, donde resulta especialmente difícil y costoso retirarlos, por el tipo de pavimento. El Gobierno ha optado por concienciar a la población de lo necesaria que es la limpieza.
En Singapur, sin embargo, estuvo completamente prohibido el consumo de chicle durante 12 años, so pena de cárcel, por la suciedad que causaban en suelos, edificios y medios de transporte. Ahora se permite masticarlo únicamente con fines terapéuticos.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario