martes, 21 de febrero de 2012

CURIOSIDADES

LA SAUNA:
La sauna es un baño de vapor de agua, por lo tanto a temperatura muy alta. Aumenta la vasodilatación de la piel y en consecuencia la circulación de la sangre, se suda y así se eliminan toxinas y se limpia la epidermis. Por otro lado, las altas temperaturas provocan una agradable relajación que alivia el estrés.
CURAS TERMALES:
Como es sabido y hemos tratado repetidas veces, los beneficios de las aguas minerales y termales son considerables. Pero conviene saber que, como todo tratamiento médico, las curas termales tienen sus contraindicaciones. De modo que debe ser un facultativo el que nos recomiende o no una cura termal. En cualquier caso, si padece uno de los siguientes cuadros, tenga en cuenta que las curas termales están totalmente contraindicadas: infección de cualquier tipo en fase activa, insuficiencia renal o hepática grave, cardiopatía no compensada, hipertensión grave, un tumor maligno, tuberculosis activa y dermatopatía húmeda.

EL CAPITÁN TRUENO

A mediados de los años cincuenta del pasado siglo, apareció la primera entrega de El Capitán Trueno de Ambrós y del gran guionista Victor Mora, con el espisodio titulado "A sangre y fuego". Comenzaban las aventuras que iban a apasionar a toda una generación de amantes del cómic: 26 años de emociones inolvidables que corren paralelas al humor disparatado de los fantásticos Mortadelo y  Filemón.
La editorial Bruguera no podía columbrar el éxito que iba a alcanzar su personaje cuando publicó los primero cuadernillos apaisados al precio de 1,25 pesetas. El primer dibujante que dio vida a nuestro héroe y a sus compañeros Sigrid, Goliath y Crispín fue el genial e irrepetible Ambrós. El Capitán Trueno era fuerte, simpático, luchaba con noble idealismo moral por la justicia, la libertad, la fraternidad, la paz. Su papel era hacer que masas de gentes tomasen conciencia de la explotación a que eran sometidas por los "malos": sir Black, el conde Kraffa, o cualquier villano de turno que encontrara en el camino. Si algo se le podía reprochar es que jamás tenía una  flaqueza. A su lado el simpático tragaldabas Goliath, siempre listo para engullir y pelear. El Capitán Trueno recorría el mundo "desafiando entuertos".